INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    PERSONALIDADES    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

Personalidades


ZEAMI (1363-1443)



Sobre el Arte del Teatro Noh - Los Principales Tratados de Zeami

de la versión en inglés de J. Thomas Rimer y Yamazaki Masakazu


Disciplinas para el Goce del arte

(Yūgaku shūdō fūken)


En el Libro de los Cantos, se encuentra el siguiente verso: "El pájaro liuli con cola y joyas". Ambos adjetivos empleados sugieren "pequeño" y el término liuli se refiere a la especie de pájaro. Según un comentario, el significado del verso es el siguiente: "Los funcionarios de Wei al principio parecían eficaces, pero al madurar, lograron muy poco. Eran como el pájaro liuli". El pájaro liuli es un búho.


Por lo tanto, se sugiere que el búho es bello mientras es un pájaro joven, pero con el tiempo adquiere una apariencia ridícula. De la misma manera, se puede decir que, en el desarrollo de cualquier arte o habilidad humana, si este arte ya está completamente desarrollado cuando la persona es todavía joven, es muy probable que sus logros disminuyan a medida que envejece. Esto se debe a que en todas las artes, las habilidades que se aprenden deben adaptarse al desarrollo físico del ejecutante para producir resultados realmente buenos. En general, sólo se puede decir que un arte que está en consonancia con las circunstancias personales del artista llega realmente a la realización. ¿Cuál es, pues, el tipo de comportamiento que corresponde al nivel de desarrollo de un joven actor? En efecto, es conveniente que un actor en esa fase de desarrollo actúe de forma imperfecta, sin una comprensión completa, careciendo aún de una gama completa de técnicas. Luego, a medida que crezca y siga madurando, su abanico de habilidades podrá ampliarse y su arte maduro será el apropiado para el nivel de un adulto en su plenitud. Por lo tanto, ¿no puede decirse que el comportamiento de un joven actor que ya puede exhibir toda la gama de habilidades no es el adecuado para su edad? Porque, si es así, su desarrollo artístico no puede proceder de la manera adecuada. Precisamente porque sus aptitudes son infantiles e incompletas, a medida que se desarrolle hasta alcanzar la madurez, sus habilidades aumentarán de forma natural y adecuada a su crecimiento, creando así una impresión de correspondencia. Así se puede aplicar el significado de este verso del Libro de los Cantos también a nuestro arte: el joven búho puede ser hermoso en su nido, pero como inevitablemente debe crecer, se volverá poco agraciado.


No es en absoluto apropiado enseñar ningún tipo de interpretación de personajes como parte de las habilidades que necesita un joven intérprete. Más bien hay que enseñarle a dominar las dos artes básicas del canto y la danza. Éstas podrían describirse como el recipiente en el que se puede verter posteriormente el arte del actor. El canto y la danza son realmente las habilidades que unen a todas las artes escénicas. Su utilidad no se limita sólo a nuestro arte. Estas dos artes constituyen los fundamentos del Noh. Si un actor las domina de verdad, poco a poco, al llegar a la edad adulta, su abanico de habilidades se desarrollará y llegará el momento de iniciarse en los Tres Tipos de Personajes. En esa ocasión, el hecho de que, sea cual sea el papel que asuma, su canto esté lleno de sentimiento y su danza sea agradable, se deberá a la virtud de haber acumulado y mantenido los fundamentos de su arte. Permítanme repetirlo de nuevo, hay que pensar en las Dos Artes como recipientes fundamentales de nuestro arte. El arte de interpretar determinados papeles debe basarse a su vez en ellas.


Cuando se examina con más detenimiento el curioso hecho de que un joven intérprete que parece agradable parezca después inadecuado, queda claro lo siguiente. Si entre las diversas habilidades del joven intérprete se encuentra la capacidad de representar diversos papeles, los espectadores se asombrarán y pronto llegarán a la conclusión de que se trata de una especie de prodigio, por lo que llegarán a considerarlo como un actor ya consumado. Sin embargo, esta suposición se debe a que el joven actor sólo tiene una apariencia atractiva; por lo tanto, hay muchas razones para pensar que su reputación no puede continuar. [Hay varios factores involucrados aquí]. En primer lugar, quienes ven al joven actor pueden sobrestimar sus habilidades, ya que se sorprenden al ver que, aunque es tan joven, ya es hábil en tantas artes. El aspecto naturalmente encantador de un niño representa otro factor. El encantador sonido de una voz juvenil representa aún otro. Sin embargo, todo esto no son más que bellezas que desaparecerán con el tiempo. No pueden continuar. El resultado final de la reacción de los espectadores ante el joven intérprete como prodigio será que, cuando el actor alcance la madurez, ya no encontrarán nada novedoso en su actuación. Nada de la belleza de su figura juvenil permanecerá cuando se convierta en un hombre. Su voz cambiará y sus sonidos ya no serán los mismos.


En efecto, mientras que una actuación bien hecha puede ser plenamente lograda por un joven intérprete con un físico infantil, cuando llegue a la madurez no tendrá nuevos recursos, su arte se volverá insuficiente y la propia Sustancia de su actuación cambiará, de modo que no podrá dominar su Función en la actuación. La Sustancia de la actuación colorida de un actor joven debe naturalmente irse perdiendo en gran medida; el efecto parecerá un paisaje en el que los árboles han perdido sus hojas y flores y se mantienen desnudos, como en invierno. Por lo tanto, no es de extrañar que cuando muchos actores se convierten en adultos, sus actuaciones artísticas no susciten ningún entusiasmo.


Con respecto a este punto, como he dicho antes, un joven actor debe formarse concienzudamente en las Dos Artes hasta el punto de dominarlas. No se debe dar instrucción en las artes relacionadas con la interpretación de tipos de personajes; este elemento de la formación debe quedar incompleto. Luego, cuando el actor llegue a la edad adulta, llegará el momento apropiado para que aprenda los Tres Tipos de Personajes, de modo que, a medida que acumule gradualmente estas diversas habilidades, su arte, que crece junto con su físico, mostrará que puede ampliar realmente su maestría. El canto y la danza sirven como fundamentos para todas las artes escénicas y ocupan una posición crucial tanto para un principiante como para un actor experimentado, viejo o joven, niño o adulto. La interpretación de tipos de personajes, en cambio, se limita al arte del Noh, de modo que si un intérprete se concentra en él por completo, su nivel de habilidad nunca podrá ampliarse en la forma apropiada. Un actor infantil cuyo cuerpo ha sido entrenado en exceso a pequeña escala sólo conseguirá lo que es posible a su edad y no podrá seguir progresando. Aunque se le considere una maravilla por los papeles que puede interpretar a esa edad, su flor sólo florecerá durante un tiempo determinado. Será como el pájaro liuli, ese búho que sólo es hermoso cuando es pequeño.



Continúa

Personalidades