INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    PERSONALIDADES    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

Personalidades


ZEAMI (1363-1443)



Sobre el Arte del Teatro Noh - Los Principales Tratados de Zeami

de la versión en inglés de J. Thomas Rimer y Yamazaki Masakazu


Shikadō 至花道

El Verdadero Camino Hacia la Flor


1. Dos Artes Básicas, Tres Tipos de Personajes


Hay varios elementos importantes que deben ser dominados en nuestro arte. Entre ellos, un actor que inicia su formación no debe pasar por alto las Dos Artes Básicas y los Tres Tipos de Personajes. Por las Dos Artes Básicas me refiero a danzar y cantar. Por los Tres Tipos de Personajes me refiero a las formas humanas que constituyen la base de la representación de personajes [una persona mayor, una mujer, un guerrero].


Un actor principiante debe seguir a su maestro y estudiar danza y canto lo más a fondo posible. Sin embargo, desde los diez hasta los diecisiete años no es necesario estudiar los Tres Tipos de Personajes. El joven actor puede realizar cualquier tipo de papel utilizando su apariencia natural e infantil. No necesita usar una máscara, ni intentar ningún Representación de Personajes; incluso si asume varios personajes solo de nombre, debe conservar su propia apariencia juvenil. En el caso de las danzas Bugaku, también se debe seguir el mismo procedimiento: en danzas como ryōo y nasori, el niño debe realizarlas solo de nombre, conservar su apariencia natural y no usar máscara. Seguir tal método de evasión de la banalidad asegurará que, en una etapa posterior en el desarrollo del arte del actor, se establecerá su base para crear la Gracia. En El Gran Saber, dice que “cuando se descuida la raíz, no puede ocurrir que lo que de ella debe brotar esté bien ordenado”.


Desde el momento en que un actor alcanza la mayoría de edad y su apariencia se convierte en la de un hombre adulto, puede usar una máscara y debe comenzar a cambiar su apariencia para interpretar varios personajes. Aunque puede realizar una amplia variedad de papeles, su único comienzo exitoso debe residir en su estudio de los Tres Tipos de Personajes si desea tener éxito en la creación de un estilo de actuación de la más Alta Calidad.  Estos tres son: el anciano, la mujer y el guerrero. Un actor debe dominar el estudio de lo que se requiere para la imitación de un anciano, una mujer y un hombre fuerte. Luego, agregando a esto lo que ya aprendió cuando era joven sobre las Dos Artes Básicas, cantar y danzar, puede crear las especificaciones de cualquier personaje en particular; si puede manejar esto, no se requerirá ningún otro método de estudio.


En cuanto a los otros tipos de personajes, todos ellos surgen naturalmente de las Dos Artes Básicas y los Tres Tipos de Personajes y, por lo tanto, el actor los tendrá a mano. El estilo de actuación propio de un dios tranquilo y solemne se adapta del estilo del anciano; los personajes que requieren un gran gusto y elegancia surgen naturalmente del estilo de los personajes de las mujeres, y los personajes que requieren movimientos corporales y pisadas poderosas surgen de los personajes de guerreros. Por tanto, sean cuales sean las intenciones artísticas del actor, éste podrá encontrar un medio para manifestarlas en su actuación. Además, incluso si muestra algunas deficiencias en sus habilidades artísticas y no puede reproducir la técnica apropiada para ciertos papeles, su dominio de las Dos Artes Básicas y los Tres Tipos de Personajes, si lo ha logrado, aún lo convertirá en un actor superior. En resumen, las Dos Artes Básicas y los Tres Tipos de Personajes proporcionan los medios adecuados para lograr el estilo correcto en la actuación.


Sin embargo, al observar el método de entrenamiento utilizado para los intérpretes de Sarugaku en estos días, parece claro que el entrenamiento básico del actor no comienza con las Dos Artes Básicas y los Tres Tipos de Personajes; por el contrario se estudia todo tipo de personajes, así como técnicas que no son fundamentales para nuestro arte. Así, el estilo del actor no parece asegurado y sus interpretaciones son inseguras y carentes de interés. De hecho, parece que ya no actúan artistas de primer orden. Repito, quien no comienza su formación con las Dos Artes Básicas y los Tres Tipos de Personajes sólo logrará comprometerse en la creación de meros elementos dispersos en su Interpretación de Personajes, árboles y hojas sin tronco alguno. Sin embargo, la elegante belleza del actor infantil permanece en los Tres Tipos de Personajes del actor maduro, y la habilidad que surge del dominio de los Tres Tipos de Personajes puede permitirle al actor manifestar su propia visión, sin importar la obra.


Personalidades