INICIO    MÚSICA    DANZA    TEATRO    OKINAWA    AINU    PATRIMONIO    PERSONALIDADES    

Derechos Reservados
© Mauricio Martinez R..
PROYECTO GAGAKU
Universidad de Stanford

Personalidades


ZEAMI (1363-1443)



Sobre el Arte del Teatro Noh - Los Principales Tratados de Zeami

de la versión en inglés de J. Thomas Rimer y Yamazaki Masakazu


Encontrar Gemas y Obtener la Flor (Shūgyoku tokka)

1
. Pregunta: Con respecto a la presentación del Sarugaku, supongamos que un actor ha ensayado y aprendido su arte de acuerdo con su propio desarrollo y ha estudiado su arte en todos los detalles, y, con el valor de la larga experiencia, ha llegado al límite de sus capacidades. ¿Por qué, aunque no descuide nada, puede ocurrir que algunas de sus actuaciones particulares tengan éxito y otras no? ¿Cuál es la razón de esto?


Respuesta: En cualquier esfuerzo artístico, no sólo en el Noh, hay elementos que dan lugar a actuaciones exitosas y no exitosas. De hecho, se puede decir que hay ocasiones en las que el esfuerzo humano parece no servir de nada. Incluso si un actor ha practicado verdaderamente su arte y ha alcanzado un nivel de fluidez real, ¿por qué no puede conocer las razones que dieron lugar al éxito o al fracaso? Podría parecer que tales razones pueden tener que ver con deficiencias en los ensayos o con negligencia; sin embargo, ¿por qué, aunque el mismo artista esté presentando la misma actuación, lo que tuvo éxito el día anterior, por una u otra razón, fracasará el día siguiente? De alguna manera, esto parece un enigma misterioso, pero los que practicamos este arte del Noh que alarga la vida, tomando prestadas las bellezas de la naturaleza como medio, debemos encontrar una manera de arreglárnoslas, incluso cuando la situación no es fácil; naturalmente, nuestro deseo es que se pueda encontrar un medio para hacer frente a estas dificultades.


La razón por la que el mismo actor que actúa con la misma habilidad altamente desarrollada obtendrá resultados diferentes en distintas actuaciones puede deberse a que, según la ocasión, el equilibrio entre el yin y el yang puede no estar en armonía [con el ritmo de su actuación]. Las condiciones varían debido a las cuatro estaciones, el día y la noche, la mañana y la tarde. La naturaleza del propio público cambia. A veces está compuesto por la nobleza, a veces por plebeyos. Los espacios de actuación también varían de grandes a pequeños. Si el primer sonido que emite el actor tras percibir este ambiente cambiante es inapropiado, o si el tono de la música no es el adecuado, el intérprete y el público no estarán en armonía. Por lo tanto, el actor debe ponerse completamente de acuerdo con la atmósfera de la ocasión para que su canto se adapte a la situación y haga que los espectadores emitan gritos de agradecimiento. Esta es la manera de comenzar una actuación armoniosa.


Además, hay variaciones debidas al clima cálido o frío, al día y a la noche, a la mañana y a la tarde. El sonido de la música debe armonizar con esos factores para obtener buenos resultados. El tiempo frío está relacionado con el yin, y el tiempo cálido con el yang; por lo tanto, se debe interpretar música brillante para equilibrar el tiempo frío, y música melancólica para contrarrestar el tiempo cálido. En cuanto a la armonización de la luminosidad y la melancolía, si el ambiente en el lugar de la representación es sombrío, debido al clima, y el estado de ánimo parece algo desolado, el actor debe captar la naturaleza precisa de esta condición y utilizar una voz brillante, que podría describirse con el siguiente poema:


La luna se refleja serenamente en el arroyo,

La brisa pasa suavemente entre los pinos,

El silencio perfecto, reina imperturbable-

¿Para qué sirve?


Debe combinarla con una melodía relativamente fácil y larga, para obtener una síntesis vocal adecuada. De este modo, puede lograr una regulación de la atmósfera, y cuando se consigue, el actor y el público comparten los mismos sentimientos. Si esta atmósfera musical se refleja también en los aspectos visuales de la representación, el público se verá estimulado y encontrará la representación realmente conmovedora. Cuando los elementos musicales consiguen unir por completo los sentimientos del actor y del público, la presentación alcanzará un auténtico éxito.

Por otro lado, cuando la atmósfera de la actuación parece básicamente brillante, la respiración utilizada en la producción vocal del actor debe estar bien controlada, y debe elegir como base de su actuación una voz oscura, que podría describirse con el siguiente poema:


En medio de la noche

El cuervo, teñido de nieve,

vuela.


Así logrará una armonía mutua y apelará a los sentimientos y sentidos de los espectadores, demostrando así la eficacia de su arte musical. En una ocasión en la que la representación se celebre en una tarde de otoño, o durante el invierno, aunque el sol sea brillante y el público reunido permanezca excitado y bullicioso y no se calme, el actor deberá utilizar una voz que contenga elementos brillantes y oscuros para que el estado de ánimo inmediato de los espectadores pueda coincidir. La atmósfera musical creada por el actor principal shite vendrá a conmover al público y a reforzar los aspectos visuales de la representación. A medida que el actor continúe cantando, los espectadores se sentirán atraídos por el aspecto físico del intérprete, produciendo un poderoso efecto. Si el público es como una sola persona alabando la belleza de las emociones compartidas con el actor, se habrá logrado realmente una representación ideal. El principio fundamental para tal éxito implica la transferencia por parte del actor de la atmósfera musical que él crea primero a los aspectos visuales de su actuación. En Un Espejo Dirigido Hacia la Flor, subrayé el principio de "Comunicación primero por el sonido, luego por la vista". Esta concepción está estrechamente relacionada con lo que he explicado aquí.


Las circunstancias pueden variar. Una actuación concreta puede ofrecerse a la nobleza o a un público general. El espacio de actuación puede ser grande o pequeño, interior o exterior. Incluso puede tratarse de una actuación simplificada en una ocasión informal. En todos los casos, sin embargo, las circunstancias particulares determinarán cómo deben variar los arreglos hechos para la actuación. En el caso de las representaciones de abono, o de otras presentaciones que tienen lugar en grandes espacios, la atmósfera se verá afectada por los elementos del clima, el lugar y el público; en las representaciones a pequeña escala, como las que se dan en jardines o espacios interiores, el elemento humano es el más importante a la hora de determinar la atmósfera de la representación, y el clima sigue siendo una preocupación menor. Por lo tanto, hay que tener en cuenta que en cualquier presentación concreta, dependiendo de la atención que preste el actor a la atmósfera, la obra puede tener éxito o no.


(El hereje habló con el Buda. "Ayer, ¿qué clase de ley has predicado? El Buda respondió: "Ayer prediqué la Ley Definida". El hereje volvió a preguntar: "¿Qué clase de ley vas a predicar hoy?". El Buda respondió: "Predicaré la Ley Indefinida". El hereje preguntó: "¿Por qué predicas hoy la Ley Indefinida?". El Buda respondió: "La Ley Definida de ayer es la Ley Indefinida de hoy”.

Personalidades